viernes, 28 de junio de 2013

El día en el que fuimos invencibles



Éramos, cada uno, un loco en su casa y una noche la calle nos dio la razón.

Fuimos grandes, poderosos, 
invencibles, 
honestos
                             
                         y algo estúpidos.






...es curioso que las mismas aceras se me antojen más estrechas de lo normal, justo ahora que la razón ya no se escucha cuando la calle más chilla.



Y la ira 

lo muros evocan a grandes pensadores,  patrullas de limpieza u orina canina, para todos los gustos.Oiga.
¡qué nos van a decir a nosotros de rebeldía! Nosotros que nos perforamos la carne, nos tatuamos frases en lenguas que no conocemos y escuchamos música que no necesita de solfeo



La voluntad: quid incuestionable 

el problema es que los cambios, como la vida, no tienen ancho de banda y su carga es directamente proporcional a tu voluntad de cambio. Una jodienda, vamos.



Insana inmediatez 

¿existe la inmediatez o la sensación de?



tiempo
                -
                     -
                            lo relativo del término, la viceversa al olvido del como y el cuando

                                           
                                                         ...     y es que  cabe recordar
                                                            que fuimos grandes, poderosos,
                                                                                     
                                                                   invencibles, honestos
                         

                                                                     y también estúpidos.